Madrigal




Este es un madrigal que me gusta. Y me gusta porque... no sé por qué, tal vez me identifico con él, me remite a la imagen de un par de ojos muy particular, aunque en esos ojos nunca he visto rabia, tal vez me imagino siendo visto con rabia por aquellos, pero siendo visto, a fin de cuentas.
Gutierre de Cetina
Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué si me miráis miráis airados?
Si cuanto más piadosos
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.
Publicar un comentario

Entradas populares