Nocturno de mediodía



A Alejandra
que en Monterrey tiene frío



Nocturno de mediodía


Arrancan las turbinas

levanta el vuelo una cafetera

los parroquianos y el aire se estremecen

la mesera indica bebidas de emergencia

amárrense las corbatas y los sostenes

despedidas y periódicos dilucidan

la carcajada ocasional entre las mesas

un trío rompió afuera

las cuerdas de las guitarras y de las voces

desbarataba las moscas

nocturno de mediodía en la acera

humo las bocas

humo los ojos

remedio contra la rutina del tedio

una barba sin rasurar contra un escote clava su gozo

y el baile de portafolios arde veintiocho a la sombra

los carteles exudan seducciones plásticas

atorrante un locutor untó de melaza las paredes

y se rotaron los tapices y el decorado

rebosante espuma de las tazas litoral

jadean las ventanas de tan entusiasmos tan tórridos

hasta parece mentira
Publicar un comentario

Entradas populares