Bébete tus pobres lágrimas Nerón
y vulévete a morir de pura envidia
murmuró George ese once de septiembre
Publicar un comentario

Entradas populares