Ráfagas crecientes


Tú me ofreciste tan sólo un café
o eso creímos
y tu boca me regaló un milagro en tu palabra
tu mirada me dio refugio
se volvieron adictos mis labios a los tuyos
mis manos perplejas contemplan tu piel
resplandece la noche porque vas conmigo cuando camino a solas
yo hoguera crepito al abrazarte
el pensamiento deambula praderas renovadas
se transforma esta soledad desde donde te quiero
ráfagas crecientes de amor
brota alegría de las rocas
mi fiesta eres tú
en mis noches sin ti no es tan cierto eso
porque te llevo conmigo
el eco de tu voz en mi oído
tu boca embarrada en mis labios
tu tacto en el mío
si voy a tener un sueño quiero que seas tú
la de ojos asombrosos
la de labios jugosos
la de cálido aliento
mujer de mis días y de mis noches
mi soledad nunca ha estado mejor acompañada
humedad de las lenguas enredadas
me abrazo a tu cintura de seda
humedad de tu entrepierna paradisiaca
beso tu cuello
esta noche me cobija tu recuerdo
tan cálido        tan dulce
necesito impregnarme de tu aroma

Publicar un comentario

Entradas populares