Me han robado la paz que no tenía
la paz que quería irradiar
la mansa suavidad de un césped azul
maldigo al ladrón que ahora tiene mi paz
al que ya no le importa lo que yo diga
al que acaricia esa azul mansedumbre
y estoy sin lugar como suspendido o incierto
como gato de un experimento mental cruel y posiblemente mortífero
estoy y no estoy
soy y no soy
me deshago pero no puedo
caigo y no hay suelo
mientras tanto el ladrón
a quien no conozco
supongo
sonríe serenamente
Publicar un comentario

Entradas populares