Soledad

Había escrito el pseudoguión para un video que me habían pedido de la escuela. Los actores serían unos amigos de mi hermano, cuyo correo electrónico y cualquier otra forma de comunicación con ellos desconozco, pero que se entretienen con proyectos audiovisuales por el estilo. En el video grabaríamos sólo los pies de los personajes, para poner en entredicho la identidad del hombre (macho) cuando se refiere a la mujer como sólo un objeto.

Llegado el día en que habríamos de grabar, ellos salieron con que no podían ayudarme con ese guión porque iba en contra de sus principios morales.

-¿Es por el lenguaje? - pregunté.

-No, es por las ideas.

-Lo escribí como una crítica a la misoginia de nuestra sociedad, que resalta en la incertidumbre de la no afirmación de cosa alguna. Si te fijas todo es incierto en el guión, nada se afirma, todo es interrogación o negación, ambigüedad.

-Sí, pero no podemos ayudarte.

Acabamos elaborando un argumento completamente distinto, de temática otra, pero aquí dejo el guión original de Soledad, porque me quedé con ganas de hacerlo:

Escena 1 (diurna - exterior)

Una acera con tránsito constante de personas, pero no tantas como para perderse en la muchedumbre. El piso, de mosaicos con cuadrados rojos y blancos. Algún árbol de tanto en tanto. Dos jóvenes que fuman, Eliot y Sansón, doblan la esquina y caminan por la acera. Caminando en sentido opuesto, un muchacho, Emilio, se acerca a ellos.

Emilio: Ése Sansón. Cómo te trata la pinche vida.

Sansón: No me quejo.

Emilio: ¿Ya te tiraste a la Soledad?

Eliot: Emilio, ¿no tienes que ir a joder alguien más?

Emilio: ¿No andabas fuera del país, cabrón? ¿No te quieres regresar a la chingada?

Sansón: No sé cuándo regresó el Eliot, pero quizás no me vendría mal ponerle unos chingadazos a algún insensato.

Se aleja Emilio.

Eliot: ¿Quién es la Soledad? ¿La vieja?

Sansón: No la conoces.

Eliot: ¿Quién se llama Soledad en estos días? Pinche nombre.

Sansón: Yo no se lo puse, pinche Eliot.

Eliot: Y no te la has cogido…

Sansón: No es fácil.

Eliot: ¿No se te para?

Sansón: ¿No le quieres calar?

Eliot: No sea maricón, cabrón.

Sansón: No sé si ella quiere.

Eliot: No le preguntes.

Sansón: No voy a llegar y directo al hoyo.

Eliot: Entonces no dejes de darle mis saludos a Manuela.

Sansón: Tampoco me olvido de tu jefa.

Eliot: No van a durar juntos.

Sansón: ¿Tú qué sabes? No te atreviste a quedarte aquí.

Eliot: No te conociera yo. Mentirías si dijeras que la quieres…

Sansón: Yo no sé qué quiero.

Eliot: Ella no te lo va a decir.

Sansón: Ni pedo. Nada puedo perder.

Eliot: Yo no estaría tan seguro.

Sansón patea a alguien que yace en la banqueta.

Sansón: ¿No es muy temprano para estar tirado de borracho, Odilón?

Odilón: Conociera otro amor que no la botella.

Eliot y Sansón se van.




Por cierto, la canción del video iba a estar genial, había muchas opciones muy distintas, que podían sugerir desolación o darle un toque jocoso:

Tiamat, The ar
Therion, Symphony of the Dead
Amorphis, Tuonela
Red Hot Chilli Peppers, Californication
Samael, Mask of the red death
System of a down, Toxicity
Pop goes my heart
Lordi, Hard rock hallelujah
Nanowar, Outtrue
Rancid, Maxwell murderer o Root Radicals
Patán, Putas, noches, calle y rock n roll
Ramones, Havana affair
Piporro, Chulas fronteras
Toño Quirazco, Surf en hawaiana
Three Souls in my mind, Perro negro y callejero
La Revolución de Emiliano Zapata, Ciudad perdida
Elmore James, Stranger Blues
Dug Dugs, Smog
Jaime López, A la orilla de la carretera
Pérez Prado, Gateando
Electrocution 250, Fletcher the Mouse / Looney Tune Piano solo
Evergrey, A touch of blessing
Slayer, South of Heaven
Judas Priest, Leather rebel

Nadamás
5 comentarios

Entradas populares