Enero



Callejones de adoquín

cuesta arriba

cubetazos de agua fría

polvo y mierda

los motores se calientan

suenan cumbias

y murmuran los gorriones

chingaderas

muchachitas perfumadas

a la escuela

transformadas en claveles

brisa fresca

tendederos como velas

tierra adentro

en las tiendas los anuncios

resucitan

las bufandas en los cuellos

se encabritan

bocanadas de tabaco

sudaderas

luminarias que se apagan

y basura

vendedores ambulantes

de quimeras

luz que esparce sus rugidos

alborada

entre voces tambaleantes

plañideras

los semáforos en rojo

se exageran

y los perros vagabundos

olfatean

las garnachas de los puestos

desde lejos

huele a húmedos recuerdos

la avenida

desde todos los rincones

de la ausencia
Publicar un comentario

Entradas populares