Febrero



Yo amo mis cigarros

y amo la soledad

admiro las tardes rojas

los árboles taciturnos

las nalgas de la muchacha que se paró enfrente

las páginas de un libro de cuentos las corro y las recorro

dedos de cartón agito

flores tempranas de azucena

canciones de protesta oigo en los camiones

me veo agusanado cerca de los muros

imagino los brazos de una silla abrazar a su víctima

bamboleo en la cuneta chorreada de la calle

ebrio de sed de caricias

pétalo de temor al hastío

remecido el pensamiento en la brisa

en los chorros de humo de ciudad

sin saber el marcador de los partidos

la mente trastornada por sí misma

con ganas de arrancarle cada neurona

pero siempre en ditirambos se escabulle

llego temprano a los amores

nunca he podido ser impuntual

y espero mirando el cielo junto a un poste de teléfono

en la quieta inquietud prístina

así es el verdever de lo roto

junto al rubor envejecido

en periodos de fingido mutismo

Publicar un comentario

Entradas populares