Advertencia urgente


(2005, diciembre)



Quisiera poder ofrendar

impúdicos, en sacrificio,

mis versos ante tu altar.

Sin embargo, hay un resquicio

aún en mí de cobardía.

Eres la nueva utopía

reclamada por mi ciudad,

pero ante ti la facultad

de pensamiento se anula.

Imagina, esboza, calcula

la súbita revolución

que me vuelve un perfecto idiota,

que las sensaciones azota,

y que trastoca mi razón,

cuando frente a mí te tengo.

Por eso entonces, te prevengo,

que de seguir todo así,

seguro me enamoro de ti.

Publicar un comentario

Entradas populares