Cien años


(2006, enero)



Se tiñe toda música

de sabores más intensos…

por cien años te he mirado,

tras los cuales todo ha sido derruido

y no importa.



Edificios, centros comerciales,

religiones, guerras, mundos yacen

alrededor nuestro, en pedacitos

y no importa.



Vuelvo a mirarte.

Permaneces gloriosa y fantástica

como cien años atrás,

y me aterra,

confundido entre la herrumbre,

ser frente a ti un despojo más.



Tu mano sobre mi hombro... terremoto.

Terremoto que destruye mi andamiaje de palabras,

y son las tuyas que me sostienen ahora.

Pero ¿cómo asesinar esta incertidumbre

en mi subsuelo?

Si me enseñas a bailar

al ritmo de tus labios, gloriosos y fantásticos,

sepultaré esta nube de fantasmas

que me rondan

y podré vivir, a pesar de todo,

cien años más.



La música que tiñe el aire

es ya de sabores hipnotizantes,

psicotrópicos.

Pero ahora que no te miro

qué más da...


Publicar un comentario

Entradas populares