De paso





Vengo de paso nomás


mañana estaré en otro tiempo


del que no volveré jamás


este lugar me es ajeno


ajena su luz y su espasmo


remoto a pesar de tangible


van mis harapos tediosos


me llevan como a rastras


por calles de la negruzca tarde


viene mi sombra rastrera


aguijoneada con un hambre de palabras


detrás de mi cuerpo de arena


en medio de una ventisca


agorera


agorera carne mía


a dónde me llevan tus ruinas


cuál será el sitio de reposo


y cuándo el estremecimiento


ése que espero desde siempre


soles tras soles desfilan


sobre la frente


mi frente que tantos cielos ha sufrido


sin ser sepultada al fin


por un sobresalto celeste


no queda esperanza en pie


yo soy el hombre que aúlla


cuando todo parece quietud


entonces la luna aparece


sin brillo en el horizonte


se apaga el mundo


el frío sobrecoge este pellejo


con sus dagas descuartizadoras


pero no hay refugio ni descanso


para un peón desertor


que añora un poco de fuego


desprovistas de motivos


las horas


se aferran con todas las uñas


a sus ganas de arañar rostros


marcarles su paso implacable


surcan mi cara cicatrices de la memoria
Publicar un comentario

Entradas populares