Alegrías



La vida pasa sin detenerse

para ese tren no tengo boleto

el agreste es mi camino

por eso nadie lo transita

alegrías que apenas se detienen a verme

la sombra de un árbol generoso

de un parque el césped parejo

un niño correr tras la pelota

una melodía de amor

la gente olvida el valor de esas cosas

están ahí al alcance de cualquiera

a mí me distraen de mi aridez

el desierto que cargo conmigo

por un momento se vuelve casi soportable

como una rápida llovizna

que en un instante se evapora

y después su recuerdo es espejismo
Publicar un comentario

Entradas populares