Allanamiento


(2006, enero)



¿En dónde, en qué desierto

escondiste

la llave de tu reino?

Diligente y suavemente

la he buscado:

en tu cuello

y en tus brazos,

en tus ojos,

en tu sombra,

en tu regazo.

Si me atrevo

a buscarla

entre tus labios,

prisionero

de tu encanto,

capitularé.

Pero no me atrevo...

y cada vez

que me levanto,

más me hundo

en el pantano.

Tú motivas esta interminable,

casi absurda

expedición

hacia la nada.


Publicar un comentario

Entradas populares