No es una culminación ni mucho menos


(2007, noviembre-diciembre)



Penumbra de un cuerpo desnudo

grito

espasmo

latido

retuércense las ventanas

contrabando de anhelos rotos

vaivén de rumores dolientes

prorrumpe en atónitos vahos

ascienden descienden y caen

vorágine fueron los besos

presagio de tantos olvidos

inciertas las horas augustas

campiñas regadas de miedo



elíxir infame

destrúyelo todo

y cómo venían los sueños

y cómo se irán las memorias



a veces las nubes cayeron

sepultan ciudades de piedra

la noche se juega la vida

rumbeando con todas las putas

los pies se diluyen abajo

tenemos la sangre sesgada

hendir esa piel en las uñas

la espalda quebrada y los dientes

quizás me acompañe un aullido

por suerte existió el desconsuelo



y vuelvo a la tierra

mi carne infecta

será como siempre hubo sido

descreo esta calma aparente

regreso sin carne a la escoria

y somos acaso la bruma



gozábamos cuando las calles

para caminar en la euforia

hubieron entonces promesas

rigor de la sombra y el tedio

erial de locura y de risa

se engaña la sola mentira



visiones del caos

y todo se mueve

quedó sólo en pie una nota triste

se alimenta de delirios de esperanza

la estúpida nota



subía un fragor pestilente

las lágrimas cunden de hastío

ya no volverán las caricias

partieron la dicha y la aurora

a cuestas llevamos historias

la pálida voz de unos ecos

lloramos de tanto fastidio

y todo deviene en nada

pues somos la sola ficción


Publicar un comentario

Entradas populares