Mi dolor


(2005)



No me lastimas, me dueles.

Te amo distante, distintamente...

Yo tan nimio, tú tan nimia,

tan lejana, dama peregrina

de mi fría soledad.

Rondas hace tanto mi oquedad

que ya casi creo en lo eterno,

aunque eterno sea este infierno

de no saberte, no verte.

Si algún día te enteras de mi muerte

no marches hacia mi tumba,

no lleves flores, ni falsas lágrimas

desperdicies en la cuna

de mi nada ¿Por qué llorar áridas

mentiras, Medusa mía?


Publicar un comentario

Entradas populares