Nocturno de voces acalladas


(2007, agosto 7)


A Claudia


Palabras que huelen a ti

a las horas desgajadas junto a tu cuerpo

huelen a milagro y a tristeza

al llanto del viento en las flores antellovidas

en alboradas trizadas por cantos de gallo



palabras resplandecientes

palabras que regresan de un largo viaje

cargadas de recuerdos y de esperanzas

palabras de brazos abiertos



palabras que saben a campo

saben a risa perfumada

sabor plateado



así camina la noche

sube la escalera espiral

así se retuercen los ecos umbrosos

por callejones de piedra desnuda

baldosas resonantes

y repiques de campanas roncas



palabras que son fantasmas insomnes

deambulan mis sábanas

carcomen los resortes del colchón donde no duermo

crucifican el instante

el suspiro

el resquemor prolongado de esos labios tuyos idos

anhelados



presenciamos la lejanía que nos une

las palabras aún no dichas

los susurros

varados

no sé si en la garganta o el silencio

no sé si por pudor o por temor

no sé si para pronto o para siempre



sólo sé que debo saberlo

que tus labios se lo digan a los míos

en un abrazo

en un canto

en un soplo

en secreto

encendidos

enredados

enlazados



palabras por fin celestes

por fin nosotros

palabras por fin ahora

palabras por fin ya dichas


Publicar un comentario

Entradas populares